Participate Translate Blank profile picture
Image for #NiUnaMenos y su grito

#NiUnaMenos y su grito

Created on

Translation by:

Alina Bovari

Article in es

Muchos pañuelos fucsias pintan las calles y las plazas de más de 50 ciudades italianas. Miles de mujeres, en su mayoría jóvenes, que de norte a sur se manifiestan en el espacio público, el día de la huelga general transfeminista el pasado 8M. Algunas llevan pañuelos a modo de mordaza, en la nariz y en la boca. Son las feministas italianas de la red #NonUnaDiMeno (#NiUnaMenos).

Pañuelos de color fucsia hasta donde alcanza la vista, en el aire fresco de una mañana soleada... y casi es primavera. Estos son los pañuelos, vistos por primera vez en la plaza en Argentina, los mismos pañuelos blancos de las madres de Plaza de Mayo que, con el grito de Nunca Más, reivindicaban verdad y justicia contra la barbaridad del estado hacia sus hijos, los desaparecidos. En 2003 fue el turno de los pañuelos verdes, un instrumento de lucha de las feministas argentinas, durante la campaña por el derecho al aborto. El pañuelo verde se ha convertido en un símbolo de reconocimiento, hermandad y solidaridad entre las mujeres argentinas... e incluso viaja al extranjero, hasta llegar a las plazas del Bel Paese. Las activistas de #NonUnaDiMeno esta vez eligieron el color fucsia para reclamar sus derechos. Igualdad salarial, decir basta a los feminicidios y oponerse al patriarcado. Inmediatamente se crea un sentimiento de complicidad entre las manifestantes que recurren al mismo código, ese simple pañuelo fucsia... ¡Temblad, temblad, que han vuelto las brujas!

Italia, una urgente necesidad de feminismo

En Italia, en años anteriores, los colectivos feministas (a menudo abiertamente lesbianos y con un objetivo "específico") siempre han tratado de construir una red entre ellos. Las primeras iniciativas públicas de protesta fueron los llamados "disturbios" de los colectivos que se referían sobre todo a la ley 194 sobre la interrupción voluntaria del embarazo. En 2012, por primera vez, gracias también a la ola mediática de la iniciativa institucional SeNonOraQuando (vinculada a los acontecimientos actuales del período con una reanudación de temas vinculados a la era Berlusconiana), el feminismo italiano parece finalmente tomar forma, más estructurada en comparación con los valores y principios promovidos.

El movimiento #NUDM se establece posteriormente en Roma en 2016. El impulso vital necesario para el nacimiento del movimiento coincidió con la muerte de la niña romana Sara Di Pietrantonio, asesinada por su exnovio y luego quemada. No fue una novedad, no fue una "tormenta emocional", ni fue un "raptus", como los medios italianos a menudo representan los feminicidios, pero era, de hecho, un feminicidio y uno más. El mensaje que #NUDM capta rápidamente es la solicitud de hermandad del movimiento argentino #NiUnaMenos que en 2011 denunció la grave situación del feminicidio, un fenómeno que se estaba expandiendo cada vez más y del cual las hermanas argentinas ya estaban sensiblemente conscientes. Se comunicaron con los medios de comunicación para que se hablara de ello en espacios públicos y en profundidad, protestaron y luego gritaron "Ni una más", un tributo al verso "Ni una muerte más" de la poeta y activista mexicana Susana Chávez, mutilada y asesinada.

Según los datos recopilados por las ONGs argentinas en 2017, una mujer es asesinada cada 36 horas. En Italia, hoy, no tenemos estimaciones que puedan representar la realidad ni por asomo (el Istat produjo solo dos informes sobre la violencia de género, en 2006 y 2014, mientras que la Policía del Estado solo registra solo los casos de denuncia). Sin embargo, el dato más alarmante y artimaña que ilustra todo el tema analizado se refiere al decreto ley "anti-feminicidio" aprobado por el Senado solo en 2013... El camino de la autodeterminación de la mujer italiana parece que acaba de comenzar.

Manifestación NUDM_Roma © Marta Orosa

Por primera vez, el 26 de noviembre de 2016, 200.000 personas (según estimaciones de #NUDM) salieron a las calles de Roma con este mensaje "mai più sole" (nunca más solas). NonUnaDiMeno ha interceptado la necesidad real de una voz que todavía faltaba en la escena italiana, dando la bienvenida, entre sus filas, a jóvenes primerizos en la política y a las mujeres del 68. #NUDM es el resultado de los esfuerzos y de la necesidad colectiva de unirse para luchar contra la violencia de género. Nació en un momento histórico en el que el feminismo italiano era moderado y poco visible, aunque el trabajo de los colectivos territoriales siempre ha sido constante y minucioso. #NonUnaDiMeno fue tan capaz de declinar su batalla en los diversos aspectos de nuestra sociedad que involucran la violencia machista. Las batallas son también para mujeres, pero no solo.

Una sola marea feminista, varias voces

El movimiento, por lo tanto, también se expresa en italiano y la marea feminista, esta es la imagen acuñada por las campañas españolas, impregna las grandes ciudades italianas y las distintas capitales en muy poco tiempo. Basta con decir que hoy no sabemos cuántos nodos locales (así se le llama a los colectivos territoriales) son parte del movimiento. Sin embargo, tenemos un dato cierto: los nodos crecen, aumentan y la trama del tejido feminista es más fuerte que nunca. Los grupos territoriales se crean de manera espontánea y generalmente se presentan durante las reuniones nacionales del movimiento. La comunicación se vuelve esencial y asume un papel clave en los asuntos de coordinación interna, gracias a la creación de una lista de correo general entre compañeras. Son mujeres intergeneracionales las que a día de hoy forman los colectivos territoriales #NUDM. Milán, durante sus reuniones cuenta con unas cincuenta personas de los más diversos orígenes culturales y experiencias de vida. Turín, en cambio, es joven y muestra un gran deseo de participar en iniciativas de sensibilización y promoción de debates.

© Marta Orosa

Si en Turín prefieren autorelatarse, en Milán son social. #NonUnaDiMeno tiene mil voces dispersas por todo el Bel Paese, pero lo que tienen en común es su tono. Margherita es una arqueóloga y Carlotta nació comunicadora. Margherita y yo, nos conocimos durante nuestro Erasmus en Madrid y, hoy, es #NonUnaDiMeno en Turín y, por decisión común de su nodo local, no damos entrevistas a los periodistas. Ah, sí, Margherita es un nombre inventado ya que #NUDM Turín quiere ser reconocida solo como tal, sin correr el riesgo de personalizar caras y experiencias.

Quieren tener su propia voz y su narración. Sin embargo, no, no están sin voz. Carlotta, por otro lado, es una compañera milanesa con quien tuve la suerte de poder preguntarle todo sobre la comunicación de #NUDM. En general, la agitación permanente de las feministas, así como en la plaza y en la universidad, está presente en Facebook, Instagram, Twitter y también, desde muy poco y solo el nodo milanés, en Telegram.

Turín, gracias a sus canales sociales, se comunica solo de forma proactiva. Actuando de esta manera, paradójicamente, al no tener una comparación directa con los periodistas, eleva el volumen de su propia voz.

En otros países europeos, las huelgas de mujeres son mucho más seguidas por los medios de comunicación y están cubiertas por el mundo de la información.

¿Por qué dos nodos locales, que son parte del mismo movimiento, tienen una corriente de pensamiento tan diferente sobre su voz? “Más allá de las elecciones individuales de #NonUnaDiMeno para administrar la comunicación como cree, en los últimos tres años hemos tenido problemas de comunicación muy grandes debido, quizás, a nuestras deficiencias, pero también debido al sistema periodístico italiano. En otros países europeos, las huelgas de mujeres son mucho más seguidas por los medios de comunicación y están cubiertas por el mundo de la información. En ocasión del pasado 8M, por ejemplo, los periódicos transmitieron una lectura sesgada de lo que sucedió, afirmando, entre las muchas hilaridades, que la huelga en Milán había causado una incomodidad para las propias mujeres. Han minimizado y limitado el acontecimiento en la categoría de costumbre e incomprensión, una vez más, mientras que la categoría de la que estamos hablando es política. Entonces, sí, somos cautelosos", me explica Carlotta.

Nuestro sistema de información todavía tiene un componente patriarcal fuerte y relevante y podemos comprenderlo fácilmente y ser conscientes de ello. "Las salas de redacción están abarrotadas de hombres. Además, también hay un problema estructural. Las mujeres se encuentran en condiciones de gran precariedad y, en consecuencia, de tanto chantaje. Imponer temas y contenidos, dentro del mundo de la información masculina, es muy difícil. Por estas razones, intentamos, en la medida de lo posible, desarrollar nuestra propia narrativa a través de los medios sociales y la comunicación callejera, pero a veces el silencio es mejor de nuestra parte, en lugar de dar entrevistas que están distorsionadas por el significado original".

Reclamaciones, no solo en palabras

El 8M para #NonUnaDiMeno es un día de protesta contra el sistema patriarcal en el que estamos involucrados e involucradas, a veces de manera inconsciente. El movimiento, sin embargo, decide no ser solo una manifestación callejera, sino que se "arma" con un plan contra la violencia para construir algo realmente. Por lo tanto, las campañas proyectan sus análisis y reivindicaciones en papel para erradicar efectivamente la violencia estructural.

Es el único colectivo que ha logrado esta loca hazaña de escribir un plan de manera agregada, convocando cinco reuniones nacionales repartidas por el territorio italiano (desde Bolonia a Roma, pasando por Pisa) divididas, a su vez, en nueve mesas temáticas. Cientos de personas, de mujeres, han discutido y dado vida a una lucha que consiste en valores y palabras. El plan se presentó el 25 de noviembre de 2017 y es, en efecto, su herramienta para explicar lo que quieren y lo que piden. El manifiesto virtual #NUDM es el blog oficial del movimiento, en el que a menudo aparece la palabra compañera, que se prefiere a la palabra hermana, intrínseca de significado y referencia histórica. Entonces Carlotta nos dice que "No hay un momento preciso en el que hayamos decidido que este cambio de terminología debería ocurrir. Seguramente este cambio de término también se debe al orden del tiempo que estamos viviendo. Siempre existe la idea de construir la hermandad. Pero también existe la idea de que la hermandad, y el feminismo negro nos lo ha mostrado, muy a menudo, es un término de género, donde las diferencias están ocultas. De ahí la idea de no usarlo siempre. #NonUnaDiMeno se reconoce en el término compañera para subrayar un campo de intervención; queremos fortalecer la idea de ser parte de un colectivo”.

© Marta Orosa

Las compañeras luchan también gracias al papel que desempeñan las palabras en nuestra vida cotidiana. Es interesante observar el uso que hacen de los asteriscos (*), incluyendo a tod@s y nunca excluir a ningun@. Dirigen la mirada, como siempre ha actuado el feminismo, a un cambio del paradigma actual, gracias al uso del lenguaje correctivo. Si para los más dudosos, la acción puesta en marcha por las compañeras con respecto a un mero asterisco (*) puede parecer que no tiene fuertes motivaciones, el aspecto concreto de este cambio lingüístico es fundamental para hacer que la huelga del 8M sea transfeminista. No solo en 2019 discutimos el feminismo, sino que #NUDM expande las opiniones y considera necesario hablar de feminismos, ya que para todo el movimiento estaba claro de inmediato quién era la mujer: "Mujer es una categoría que tiene un significado político y no biológico. Este año queremos enfatizar nuestro enfoque, por ejemplo, con el término dado a la huelga para subrayarlo en el debate italiano", continúa Carlotta.

La huelga necesita una vida futura y una batalla adecuada.

La reflexión sobre la interseccionalidad de las luchas logra dar valor a la comunicación de #NonUnaDiMeno. "La violencia es estructural, no es un elemento accidental de nuestra sociedad. Lo que queremos y podemos hacer es pensar de manera interseccional. Dado que la violencia es la columna vertebral de nuestra sociedad, se convierte en un componente constante de la actitud que el hombre tiene hacia todas las visiones binarias que se reflejan en las relaciones en las que está involucrado: la tierra, el medio ambiente, el mundo animal y los seres humanos. La mirada se centrará en el género, pero es inevitable no observar todo el resto que nos rodea".

Los ejemplos concretos de la interseccionalidad de las luchas, nos los muestran, por un lado, el nodo de Turín: construyen diálogos con mujeres No Tav, apoyan la batalla existencial de la comunidad LGBTIQ local y lideran un activismo universitario de martícula de honor. En Milán, por otro lado, hay una fuerte reflexión sobre la relación entre mujeres y hombres en el mundo del trabajo. Este dualismo condujo a la creación de la Casa Dello Sciopero (Casa de la Huelga) que, siendo una manifestación dominical, se ha convertido en una verdadera herramienta sindical para los milaneses. A menudo, no much@s tienen una concepción real de que es su derecho de huelga y las consiguientes formas de poder implementarla. Para las compañeras milanesas está claro que la práctica política de la huelga está adquiriendo connotaciones irreconocibles y de cómo la palabra en sí se está vaciando de significado. La huelga, en Italia, vive de recuerdos, pero le cuesta tener un presente.

© Marta Orosa

Este año, #NUDM impugna múltiples disposiciones del gobierno italiano: desde lo específico ddl Pillon relacionado con la separación y el cuidado de crianza, hasta el registro político utilizado por figuras institucionales y representativas, que ayuda a izar la bandera populista que ondea por toda Europa. "Tenemos ante nosotros la aparición del patriarcado descarado. Nos asusta mucho, pero teníamos razón. Nuestros análisis de los años anteriores fueron correctos. Si los otros años estuvimos en huelga y nos señalaron como exageradas, ahora la clase política está saliendo a la luz y debemos llevar a las calles, con fuerza, todos los temas de nuestro plan. La gravedad de lo que sucede ahora en nuestra sociedad no es una novedad, sino una evolución continua. Sí, en 2019, necesitamos una lucha radical. "La autodeterminación de las mujeres sigue y seguirá siendo relevante, el 8M debe ser un día diferente para construir algo nuevo y mostrar lo que es posible hacer". Para #NUDM la huelga necesita una vida futura y una batalla adecuada.

Si bien los movimientos feministas en Italia han sido considerados como "semillas" microscópicas y han intentado, incluso debido a una comunicación y conciencia inadecuadas, enterrarlas, sí eran semillas, pero ahora han florecido. Palabras, términos y eslogan han construido un movimiento desde abajo. Llevamos un pañuelo fucsia y ya no seremos invisibles.

Foto de portada: © Marta Orosa

Leer también: Emma : « Abbiamo bisogno dei gilet gialli del femminismo »

Translated from #NonUnaDiMeno e il suo grido by Alina Bovari.

loading...