Participate Translate Blank profile picture
Image for La Unión Europea gana el premio Nobel de la Paz: aquí nuestros anti-Nobel

La Unión Europea gana el premio Nobel de la Paz: aquí nuestros anti-Nobel

Published on

SociedadPolítica

El premio que ha distinguido a personajes de la talla de la Madre Teresa de Calcuta, Henry Kissinger y Barack Obama ha recaído en esta ocasión en la Unión Europea. La alianza económica y política de 27 estados y 500 millones de ciudadanos ha sido laureada por sus 67 años preservando la paz en el Viejo Continente y ensalzando las nociones de reconciliación y democracia. Aunque cafebabel.com festeja esta noticia con una copita de cava, también somos conscientes de que el futuro en Europa no pinta de color de rosa. De hecho, desde las redes sociales se anima a que la parte en metálico de este reconocimiento se destine a buscar una solución para la otra cara de una misma moneda: la deuda europea y el número de desempleados —dentro de la Unión, 25 millones de personas no tienen trabajo—. Celebremos, pues, este día con ironía: a continuación, nuestros premios anti-Nobel.

La duquesa de Alba, premio anti-Nobel de Física

La ciudadana europea con más títulos nobiliarios en el mundo —más que la reina de Inglaterra— se proclama vencedora de este galardón por haberse aprendido al dedillo las propiedades de la materia y la energía: un sufrido estudio que la ha llevado a alcanzar la edad de 87 años. Doña María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, decimoctava duquesa de Alba de Tormes, no solo destaca por haber desafiado incluso al mismísimo Mickey Rourke por lo que a la ley de la gravedad respecta. Otros méritos son haberse echado un novio en 2008 —convertido actualmente en su tercer marido— y arrancarse con unos pasos de flamenco en el día de su boda. En segunda posición —lejos de este fenómeno geriátrico—, quedan los encargados del departamento de comunicación de la Comisión Europea por su visión sexista de la ciencia. (Imagen: (cc) Marquinam/Flickr)

Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, premio anti-Nobel de Química

“Fraternidad entre naciones” fue uno de los criterios que Alfred Nobel dejó por escrito en su testamento antes de que se establecieran estos galardones. La campaña de Benetton de 2011 corroboró la química existente entre un acuario —el anterior presidente francés, Nicolas Sarkozy— y una cáncer —la canciller alemana, Angela Merkel—. La astrología lo confirma: “Dentro de esta compatibilidad de cariz romántico, el signo de Acuario será un juerguista mientras que Cáncer se mostrará quisquilloso. En efecto, las necesidades emocionales de este último pedirán a menudo una dosis de amor y afecto. Acuario examinará a fondo todas las promesas románticas antes de tomar una decisión firme”. Para su desdicha, este acuario recibió un zarpazo de un leo en las últimas elecciones presidenciales de Francia. (Imagen: (cc) Benetton Unhate Projects)

Elsa Fornero, premio anti-Nobel de Economía

Justo después de anunciar las medidas de austeridad más despiadadas de la Italia democrática, Fornero se consagró como la dirigente más lacrimosa de toda la Unión Europea. La ministra italiana de Trabajo y Política Social se lleva la palma por encontrar una solución sintética y clara al paro y la lucha diaria que deprimen el país: sangre y lágrimas. Esperamos que no se nos venga abajo cuando le entreguemos el premio. (Imagen: (cc) UK in Italy/Flickr)

Mario Draghi, premio anti-Nobel de Fisiología y Medicina

El doctor Draghi gana, en este caso, por goleada. Pese a que este galardón laurea cualquier descubrimiento excepcional que se haya producido en uno de los dos campos —Fisiología o Medicina—, el presidente italiano del Banco Central Europeo (BCE) se merece las dos menciones. En el lado fisiológico, porque nadie como él conoce mejor las funciones de este organismo vivo que es la Unión Europea. En cuanto a la vertiente médica, no cabe duda de que pondrá en marcha la máquina de imprimir billetes —el principal fármaco que Europa necesita actualmente— cuando Merkel se lo indique. (Imagen: (cc) Ondrej Kloucek/Flickr)

Viktor Orbán, premio anti-Nobel de Literatura

En su próspera narrativa, el primer ministro húngaro fusiona argumentos anti-Europa, provocaciones propias de la extrema derecha y tajos a los derechos de los ciudadanos. Él mismo reescribió la constitución de Hungría —sí, de su puño y letra—, convirtiéndola en una novela de ficción kookoo autocrática, como llegó a afirmar el eurodiputado Daniel Cohn-Bendit. El presidente del Consejo Europeo, Herman von Rompuy ha estado a punto de arrebatárselo gracias a sus haikus. (Imagen: (cc) European People’s Party/Flickr)

El partido neonazi Amanecer Dorado, premio anti-Nobel de la Paz

El periodista Felipe Alcaraz tuiteaba acerca de si el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, aceptaría este premio como una negación de que él no tuvo nada que ver con la Guerra de Irak (¿recordáis la foto de las Azores?). En este caso, nuestro anti-Nobel va para el partido griego Amanecer Dorado, que, al igual que el cuarteto de las Azores, todavía cree que la paz se consigue a costa de la violencia. Mientras se anunciaba que la Unión Europea se hacía con el galardón, nos enterábamos de que miembros de esta formación neonazi se estaban dedicando a identificar niños inmigrantes en las guarderías del país. Su eslogan “Grecia para los griegos, sangre y honor” parece calar ante los rumores de abandono por parte de Europa. En el centro de la foto, el líder del partido, Nikolaos Michaloliakos. Tampoco os perdáis los modales de su portavoz, Ilias Kasidiaris. (Imagen: (cc) cortesía de la página en Facebook de Stop Violence Against Women)

Translated from EU wins 2012 Nobel Peace Prize: our Anti-Nobel Prize winners (6 images)

loading...