Participate Translate Blank profile picture
Image for La Odisea de los médicos en la frontera siria

La Odisea de los médicos en la frontera siria

Published on

PolíticaDossier Siria

En Siria los mé­di­cos es­ca­sean y ya no exis­ten los hos­pi­ta­les.  Según los cálcu­los de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud hay más de 500.000 he­ri­dos en el país. Los pocos mé­di­cos que que­dan se en­fren­tan a los bom­bar­deos del go­bierno y a los se­cues­tros de los is­la­mis­tas. La lucha de los mé­di­cos en la fron­te­ra entre Tur­quía y Siria.

“Aquí la tie­rra es roja, como en Siria. En casa de­ci­mos que es por la san­gre de­rra­ma­da”, mur­mu­ra Ahmad mien­tras me se­ña­la los cam­pos ara­dos a los pies de las co­li­nas. Bajo el calor del sol de otoño, ro­dean la ca­rre­te­ra que nos di­ri­ge hacia la fron­te­ra entre Tur­quía y su país.

Antes in­clu­so de al­can­zar a ver el check point del go­bierno, ade­lan­ta­mos a una larga cola de ca­mio­nes con ma­trí­cu­la turca. Nin­guno va real­men­te a Siria. Se aden­tran unos pocos qui­ló­me­tros, des­car­gan las mer­can­cías y re­gre­san. Entre ca­mión y ca­mión, se ve un carro de com­ba­te, to­da­vía em­ba­la­do, en­ci­ma de un re­mol­que.  Al otro lado, en la cal­za­da, justo des­pués de cru­zar la adua­na turca, un cen­te­nar de per­so­nas van car­gan­do ma­le­tas, bol­sas de plás­ti­co y al­fom­bras. Todos se apre­su­ran a car­gar sus per­te­nen­cias en los taxis y en los co­ches de los ami­gos y fa­mi­lia­res que les es­pe­ran aquí en Tur­quía. Ahmad les pre­gun­ta adón­de pien­san ir. Al­gu­nos ha­blan de Sue­cia o Ale­ma­nia, pero la ma­yo­ría se que­da­rá de mo­men­to en Tur­quía. La pri­me­ra ciu­dad a la que lle­ga­rán es Rey­han­li, a pocos qui­ló­me­tros de dis­tan­cia: con 63.000 ha­bi­tan­tes antes del es­ta­lli­do del con­flic­to en Siria, hoy en día casi ha du­pli­ca­do su po­bla­ción de­bi­do al flujo cons­tan­te de si­rios que lle­gan a esta ciu­dad hu­yen­do del con­flic­to.

 

EL ÚL­TI­MO DE LOS MÉ­DI­COS

Aquí co­noz­co a Ahmad, mé­di­co de pa­to­lo­gías que llegó de Tur­quía hace al­gu­nos días. Es un hom­bre alto y cor­pu­len­to, lleva una ca­za­do­ra de­por­ti­va, gafas de sol y su Smartp­ho­ne suena cada 10 mi­nu­tos. Va y viene a su ciu­dad natal, Homs, donde el go­bierno de Assad sigue fuer­te e inex­pug­na­ble. “Mi casa fue bom­bar­dea­da, como tan­tas otras. Homs es el bas­tión de Assad y de los ala­wi­tas-chii­tas; de hecho, solo han des­trui­do las casas su­ni­tas”. Sin em­bar­go, Ahmad sigue ejer­cien­do de mé­di­co en Homs.  Su fa­mi­lia está a salvo en Tur­quía y él hace de en­la­ce entre su país en gue­rra y Rey­han­li, donde se apro­vi­sio­na de me­di­ca­men­tos.

Al­re­de­dor de 15.000 mé­di­cos hu­ye­ron de Siria cuan­do es­ta­lló el con­flic­to. Según la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, el 55% de los hos­pi­ta­les han sido da­ña­dos o des­trui­dos, y el 52% de las am­bu­lan­cias ya no fun­cio­nan. “Homs tiene 400.000 ha­bi­tan­tes”, ex­pli­ca Ahmad; y con­ti­núa: “¿Sabes cuán­tos mé­di­cos hay ahora en la ciu­dad? Ca­tor­ce, y todos es­pe­cia­lis­tas en algo di­fe­ren­te. Al­gu­nos re­sul­tan poco úti­les cuan­do hay que asis­tir a víc­ti­mas de gue­rra, que son la ma­yo­ría.  Tuve que darle al­gu­nos con­se­jos prác­ti­cos a un car­pin­te­ro que en el úl­ti­mo mes prac­ti­có cinco par­tos con ce­sá­rea”. Cuan­do le pre­gun­to si se ha plan­tea­do mu­dar­se a Eu­ro­pa, me res­pon­de que sí. Ya se ha in­for­ma­do: le piden 30.000 euros por lle­var­les a él, a su mujer y a su hija a Sue­cia de forma clan­des­ti­na. “¿Por mar?”, le pre­gun­to. Ahd­mad me res­pon­de con una car­ca­ja­da es­pon­tá­nea, pero ner­vio­sa: “Dis­cul­pa, pero no estoy tan de­ses­pe­ra­do to­da­vía. Sé que hay mucha gente que in­ten­ta en­trar en Eu­ro­pa por el mar, pero hay otras rutas más se­gu­ras. Aun­que re­sul­ten más caras”.

TIE­RRA DE NADIE

40 qui­ló­me­tros más al oeste me en­cuen­tro con el per­so­nal de una im­por­tan­te ONG in­ter­na­cio­nal: son ita­lia­nos, fran­ce­ses y es­pa­ño­les en una mi­sión cerca de la ciu­dad siria de Idlib. Su cam­pa­men­to se llama Fe­lli­ni. Sin em­bar­go, hace 3 se­ma­nas que están blo­quea­dos en An­tio­quía, en Tur­quía. “Ma­ña­na por la ma­ña­na in­ten­ta­ré por enési­ma vez con­ven­cer al go­bierno turco de que nos deje en­trar en Siria”, me cuan­ta Loiq, res­pon­sa­ble de la mi­sión.  Des­pués de la ex­plo­sión de un coche bomba y del se­cues­tro de 6 miem­bros de la Cruz Roja en la pro­vin­cia de Idlib, ce­rra­ron la fron­te­ra a los eu­ro­peos. Mien­tras es­pe­ran la au­to­ri­za­ción del go­bierno turco, el equi­po tiene que con­ten­tar­se con coor­di­nar a sus co­la­bo­ra­do­res si­rios al otro lado de la fron­te­ra, por Skype. “Es pe­no­so, pero es la única ma­ne­ra que te­ne­mos de aten­der a los pa­cien­tes”, me cuen­ta Elisa, una psi­có­lo­ga ita­lia­na. De mo­men­to se que­dan en An­tio­quía donde, des­pro­vis­tos de sus batas, se con­fun­den con los tu­ris­tas.  Una obs­te­tra fran­ce­sa acaba de vol­ver des­pués de pasar al­gu­nos meses en To­lo­sa. Está in­quie­ta con la idea de atra­ve­sar la fron­te­ra de nuevo. La si­tua­ción ha cam­bia­do desde la úl­ti­ma vez. “Ahora el pro­ble­ma no es solo el go­bierno de Assad, sino tam­bién los re­bel­des ex­tre­mis­tas como el ISIS (Es­ta­do is­lá­mi­co de Irak y Le­van­te), ori­gi­na­rios de otros paí­ses mu­sul­ma­nes. Ellos lu­chan por la crea­ción de un Es­ta­do is­la­mis­ta, que no per­te­nez­ca ni a los Si­rios, ni a los re­bel­des del Ejér­ci­to Sirio Libre. Estos gru­pos de­tes­tan nues­tra ma­ne­ra de tra­ba­jar y eso nos com­pli­ca mucho las cosas. La ma­yo­ría de los si­rios se pre­gun­tan quié­nes somos y qué es lo que que­re­mos”.

El 16 de sep­tiem­bre de 2013, 55 mé­di­cos de va­rias par­tes del mundo pu­bli­ca­ron una carta abier­ta di­ri­gi­da al go­bierno sirio y a todas los gru­pos ar­ma­dos en­vuel­tos en el con­flic­to, pi­dien­do el cese de los ata­ques al per­so­nal mé­di­co  y a las ins­ta­la­cio­nes sa­ni­ta­rias en te­rri­to­rio sirio. En la carta, pu­bli­ca­da en The Lan­cet, los mé­di­cos de­fi­nen la si­tua­ción ac­tual como “una de las ur­gen­cias  hu­ma­ni­ta­rias in­ter­na­cio­na­les más gra­ves desde el fin de la Gue­rra Fría”.

Mien­tras en Eu­ro­pa se dis­cu­te sobre la fa­lli­da in­ter­ven­ción mi­li­tar de Oc­ci­den­te, Elisa me manda un e-mail desde An­tio­quía anun­cián­do­me el cie­rre de­fi­ni­ti­vo del cam­pa­men­to Fe­lli­ni. Esta es una doble de­rro­ta para los si­rios. Para los que com­ba­ten y los que no.

Este re­por­ta­je forma parte del dos­sier que Ca­fé­Ba­bel ha de­di­ca­do al con­flic­to de Siria

Translated from Siria: il confine dei medici

loading...