Participate Translate Blank profile picture
Image for Feminismo en Turquía: "Los hombres nos golpean y nos matan"

Feminismo en Turquía: "Los hombres nos golpean y nos matan"

Published on

Story by

Cafébabel

Translation by:

Maria Fernanda Moreno

Editors PickRaw HomeRaw

Gülsüm Kav, médica y militante turca de 47 años, es la cofundadora de la plataforma ciudadana We Will Stop Femicides, un movimiento en el que mujeres voluntarias luchan contra la violencia que sufre su género y la impunidad de los agresores.

Fuiste activista incluso antes de ser médica y We Will Stop Femicides es la organización feminista más importante de Turquía. ¿Por qué decidiste interesarte en particular en el feminicidio?

Hubo acontecimientos importantes en Turquía que orientaron mi activismo. A menudo eran casos de hombres que asesinaban mujeres, en los que la sociedad y el Gobierno culpaban a las propias víctimas. Un ejemplo es el caso de Güldünya Tören en 2004, quien dio a luz como consecuencia de una violación. Sus hermanos intentaron matarla, pero sobrevivió y terminó en el hospital. Al final, terminaron por encontrar la manera de entrar al hospital para matarla.

Fue entonces cuando participé con un grupo de mujeres en mi primera manifestación contra el feminicidio. El asesitano recibió la calificación de "crimen de honor", y el simple hecho de que haya ocurrido en un entorno familiar es suficiente para reducir la pena de prisión para los asesinos. Según la prensa, un crimen de honor se percibe como un crimen pasional, lo que equivale a minimizar la gravedad del crimen cuando en realidad es un feminicidio. Si los hombres fueran responsabilizados por tales actos, sus sentencias no serían tan reducidas. Tras las denuncias de asociaciones de mujeres, en 2005 se modificó la ley y los culpables por crímenes de honor se exponen a sentencias más severas que otros. Sin embargo, en muchos casos de feminicidio los hombres siguen obteniendo reducción de penas por comportamientos tan ridículos como usar una corbata durante su juicio.

Cuando llegué a Estambul para trabajar como médica, participé en otros movimientos organizados de mujeres. Turquía vivió mucha agitación a finales de los años noventa, y mujeres de todos los orígenes –pobres, ricas, laicas, creyentes, kurdas– se reunieron para protestar contra la violencia y la discriminación que afrontan en su día a día. Era un feminismo horizontal. El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se convirtió en un día decisivo en Turquía en el que alzar nuestras voces. En 2010, cuando Munevver Karabulut, de 17 años, fue asesinada por su novio, el presidente Erdogan y el ex jefe de policía de Estambul culparon a la familia de Munevver por haberla dejado salir con él. Las mujeres se pusieron furiosas. Fue entonces cuando reunimos a diferentes grupos de mujeres para crear We Will Stop Femicides. Nuestro objetivo es sensibilizar a la opinión pública, prestar apoyo moral y legal a las familias de las víctimas y presionar al Gobierno para que cambie su política sexista.

Alt text
Gülsüm Kav fotografiada por ©Özge Sebzeci

GÜLSÜM KAV: FECHAS CLAVE DE SU HISTORIA

1971: Nacimiento de Gülsüm Kav en Amasya, Turquía.

1997: Se gradúa en Medicina y comienza de su carrera como médica.

1998: Gülsüm se muda a Estambul donde se une a movimientos feministas.

2004: Violación y asesinato de Güldünya Tören. Gülsüm participa en su primera gran manifestación contra el feminicidio.

2010: Gülsüm y otras activistas crean la plataforma We Will Stop Femicides.

2017: Cofunda de la Asamblea de Mujeres (Women’s Assembly), movimiento ciudadano que lucha por los derechos de las mujeres en Turquía.


¿En qué medida tu familia y educación influyeron en tu visión sobre la cuestión de género? ¿Quiénes han sido tus modelos?

Crecí en una familia no religiosa, pero éramos libres practicar nuestra religión si queríamos. Mi madre y mis tías fueron mis modelos. Fueron resistentes, trabajaron duro y se ocupaban de todo. Una de mis tías se divorció, eso me hizo ver lo difícil que era para ella ser una mujer divorciada en el día a día. Un día me vio llorar por un novio y me dijo: "Nunca derrames una sola lágrima por un hombre". Ella se vio obligada a regresar a la casa de su familia y al final se casó con un hombre mayor. Yo estuve casada durante tres años. Me di cuenta de que el matrimonio no iba conmigo en el mismo momento de la ceremonia: perpetúa el sistema patriarcal. Mi esposo y yo nos divorciamos amistosamente y estamos en buenos términos. Los dos pasamos página. No juzgo a las mujeres que se casan o tienen hijos, pero no es para mí.

Al principio, mi familia quiso protegerme y no se metió en mis compromisos activistas. Pero cuando me convertí en médico y fui independiente en términos financieros –y no puedo dejar de insistir en la absoluta necesidad que tienen las mujeres en liberarse del yugo financiero de sus maridos– mi familia respetó mi activismo e incluso comenzó a unirse a las movilizaciones. Mis familiares hacen donaciones a la organización, comparten mis noticias y la de nuestra plataforma, participan en eventos... Algunos de ellos incluso han organizado eventos en sus casas. Están orgullosos y apoyan esta lucha feminista.

Mi familia es la que ha dado forma a mis opiniones, y después mi trabajo como médico de cabecera. Fui testigo de la violencia directa a la que se enfrentaban las mujeres y cómo callaban por miedo a denunciarla abiertamente. Mis pacientes tomaban antidepresivos. Era su manera de esconder los daños psicológicos causados por los hombres en sus vidas. Llegué a entender que la violencia contra las mujeres también incluía el abuso psicológico y económico.

"No juzgo a las mujeres que se casan o tienen hijos, pero no es para mí"

Alt text
Gülsüm Kav fotografiada por ©Özge Sebzeci

Lee también: [Emma: "Necesitamos chalecos amarillos del feminismo"] (https://cafebabel.com/es/article/emma-necesitamos-chalecos-amarillos-del-feminismo-5c9a1b99f723b378c21786d8/)

**¿Cuál ha sido tu logro más grande? ¿Tu peor fracaso?

Entre mis mayores logros está la cofundación de la plataforma, creada para convencer a esta sociedad de que los feminicidios son un gran problema. También me enorgullece está el hecho de calificar lo que les pasa a las víctimas con un término que exprese lo que realmente es: un crimen a sangre fría. Mi peor fracaso es no lograr aprender inglés, sin embargo, es el objetivo que me he fijado desde hace mucho tiempo... eso, y no conseguir dejar de fumar.

¿Ser una mujer te hace las cosas más fáciles o más difíciles?

Es más difícil, sin lugar a duda. Incluso hay una canción en inglés de Dilek, un famoso cantante turco, que se llama "Es difícil ser mujer".

"En todos los países hay hombres que matan a mujeres de su entorno"


HISTORIA DE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES EN TURQUÍA

1923: Mustafa Kemal Ataturk declara a Turquía como una nación independiente y como una república moderna y laica. Se crea el Partido Popular de la Mujer, no obstante, el Gobierno lo prohíbe, ya que afirma que las mujeres no pueden tener representantes al no tener poder político. Por lo tanto, el partido se convierte en el Sindicato de las Mujeres.

1934: Las mujeres son reconocidas como ciudadanas y obtienen el derecho al voto.

1983: El Gobierno legaliza el aborto (Turquía es uno de los pocos países musulmanes en autorizarlo).

1991: El Ministerio de la Mujer, fundado por el Gobierno socialdemócrata, aborda las cuestiones de género.

2002: Reforma del código penal y civil. Las mujeres obtienen derechos de igualdad para el matrimonio, el divorcio y la propiedad.

2011: Turquía firma el Convenio de Estambul.


¿Cómo ha evolucionado el rol de la mujer en la sociedad turca desde la llegada al poder del partido religioso Partido de la Justicia y el Desarrollo?

Este Gobierno ha pasado por diferentes etapas. Comenzó queriendo unirse a la Unión Europea, lo que dio lugar a una serie de reformas a favor de las mujeres. Pero las mujeres tuvieron que defenderse con uñas y dientes para hacer cumplir estas reformas. El Convenio de Estambul requirió leyes para garantizar la igualdad y el castigo de la violencia contra las mujeres, pero pocas de estas peticiones se han convertido en realidad. El Gobierno está tratando de modificar la ley para poder ignorar los acuerdos que ha contraído.

El Gobierno suprimió la palabra "mujer" del llamado Ministerio de la Mujer. Ahora se llama el Ministerio de la Familia. El presidente dice cosas como que "las mujeres deben tener hijos y casarse". A las mujeres no se les reconoce como individuos, sino como la prolongación del hombre. Que los políticos y los medios a favor del Gobierno defiendan esta mentalidad tiene un impacto en la forma en que las mujeres son tratadas. Por ejemplo, el presidente ha dicho que las mujeres deben ser encomendadas a sus esposos, dando a los hombres el derecho a disponer de ellas a su antojo.

Pero al mismo tiempo, hay mujeres de diversas procedencias que están cada vez más concienciadas y reaccionan de manera distinta. Cada vez tienen más educación, son independientes desde el punto de vista económico, dejan a sus esposos maltratadores y se unen a la lucha contra la violencia que están viviendo.

Alt text
Gülsüm Kav fotografiada por ©Özge Sebzeci

Léase también: [Elena Maslova: "No lucho solo en la mina"] (https://cafebabel.com/es/article/elena-maslova-no-lucho-solo-en-la-mina-5cab4d1bf723b378dc13bedb/)

Según We Will Stop Femicide, el número de mujeres asesinadas por su pareja o un familiar cercano pasó de 237 en 2013 a 409 en 2017 en Turquía. ¿Cómo explicas este aumento?

Hay varias razones. La violencia ya no se limita a la esfera privada, las mujeres hablan de ella públicamente, denuncian y llevan sus casos a los tribunales. Por lo tanto, los crímenes se hacen más visibles. Pero también se debe al hecho de que los hombres no están listos para renunciar a su poder. Cuando las mujeres oponen resistencia, ellos las agreden y asesinan. A medida que las mujeres se vuelven más autónomas, los hombres recurren a la violencia como castigo. Es un síntoma de la modernización y la concentración de la vida en las ciudades.

La retórica del Gobierno de que las mujeres son las únicas responsables de la violencia solo alimenta esta violencia. Mientras que los hombres sepan que recibirán rebajas de pena o incluso ninguna condena, seguirán maltratando a sus esposas. Los dirigentes del país no tienen ninguna voluntad política para acabar con la violencia contra las mujeres.

Sin embargo, el problema no es exclusivo de Turquía. Muchos europeos creen que son solo los inmigrantes quienes cometen actos de violencia en su país en sus países. Esto es falso y discriminatorio. En todos los países hay hombres que matan a mujeres de su entorno. El cantante del grupo francés Noir Désir mató a su pareja. En todo el mundo, el enemigo número uno de las mujeres es el sistema patriarcal.

"No solo es una lucha por las mujeres, también es una lucha por la democracia".

¿Cuál es el problema más concreto al que se enfrentan las mujeres turcas hoy en día?

Los hombres nos golpean y nos matan, y esto se debe en gran parte porque las mujeres dependen de ellos económicamente. El desempleo entre las mujeres es un gran problema en Turquía. Hay muy pocas mujeres en el mercado laboral. Estamos muy retrasados en comparación con otros países europeos e incluso estamos detrás de Irán. Constatamos que a partir del momento en que las mujeres se incorporan a la población activa, los hombres dan un paso atrás y la violencia contra las mujeres disminuye. El sector de la construcción es uno de los más importantes en Turquía y las mujeres ni siquiera representan el 1 % de esta industria.

¿Qué piensas del aumento del feminismo en todo el mundo y de la reacción de la extrema derecha?

Las mujeres luchan cada vez más en respuesta a la extrema derecha y la creciente misoginia en todo el mundo. Veo el movimiento #MeToo como parte de esta solidaridad y como una respuesta al abuso de poder que ha existido desde hace mucho tiempo. Como feminista socialista, pienso que hay que detener la explotación humana para que los derechos de las mujeres puedan ser una realidad.

Alt text
Gülsüm Kav fotografiada por ©Özge Sebzeci

Brecha salarial entre hombres y mujeres: 20 % (Instituto de Estadística de Turquía)

Representación política: 17,4 % de los diputados del Parlamento son mujeres (Banco Mundial, 2018).


¿Es Turquía un país europeo?

Turquía es un puente entre Europa y Asia y es cierto, la parte geográfica situada en Europa es europea. Sin embargo, me gustaría que Europa tenga la voluntad política para aceptar a Turquía como un estado miembro. Europa no es un monolito y Turquía probablemente encuentre su lugar en países mediterráneos como Italia o España. Tenemos problemas similares y compartimos la misma mentalidad.

¿Qué le angustia en el futuro de Europa?

El aumento de la misoginia, del racismo, de las políticas de extrema derecha y del fascismo. No obstante, también me asusta la falta de solidaridad entre las mujeres europeas para formar una entidad unificadora que combata el feminicidio. Necesitamos mujeres de toda índole, de todas las nacionalidades, razas y clases sociales para unirse a la lucha por los derechos de las mujeres. Y esto es algo que hace falta hoy.

¿Existe una ley o medida internacional que pueda mejorar la vida de las mujeres en Turquía y en el resto de Europa?

Tenemos el Convenio de Estambul (2011) que incluye a signatarios de muchos países que garantizan los derechos de las mujeres. El problema es que las leyes deben aplicarse y en Turquía parece que estamos lejos de hacerlas realidad. Continuaremos la lucha. No solo es una lucha por las mujeres, también es una lucha por la democracia.


Escrito por: Fariba Nawa

Fotos: © Özge Sebzeci

Esta entrevista es el resultado de nuestra colaboración con el proyecto Sisters of Europe, que recoge las entrevistas de 17 mujeres ejemplares de 17 países europeos diferentes. Ya os hemos hablado de ello en dos artículos: (https://cafebabel.com/es/article/translation/5bf08f64f723b33cc6e27fa0/) y (https://cafebabel.com/es/article/sisters-of-europe-17-talentos-femeninos-5c7039a0f723b38ae0071885/). El artículo original está en inglés (https://sistersofeurope.com/women-arent-recognised-as-individuals-but-as-extensions-of-men/) y podéis encontrarlo en la web de Sisters of Europe.

Translated from Féminisme en Turquie : « Les hommes nous battent et nous tuent »