Participate Translate Blank profile picture
Image for En España la crisis no es un juego de niños

En España la crisis no es un juego de niños

Published on

Story by

Marta Arias

Sociedad

Es­pa­ña es el se­gun­do país de la Unión Europea con una tasa de po­bre­za re­la­ti­va más alta, solo por de­trás de Ru­ma­nía. De los casi 20 mi­llo­nes de niños eu­ro­peos en ries­go de po­bre­za, más de un 13% son es­pa­ño­les. Hablamos con dos de las ONG que día a día luchan para dar voz a aquellos a quienes menos se escucha. 

Casi el 30% de los niños de Es­pa­ña está en ries­go de po­bre­za y ex­clu­sión so­cial. Lo dice ahora el es­tu­dio de Uni­cef  La in­fan­cia en Es­pa­ña 2014, aun­que ya en 2007, cuan­do no exis­tía la "ex­cu­sa ofi­cial" de la cri­sis, la tasa ya su­pe­ra­ba el 26%. "Es cier­to, la cri­sis no es la única cul­pa­ble de la po­bre­za in­fan­til", ex­pli­ca a Ca­féba­bel Al­ber­to Ca­sa­do, coor­di­na­dor de cam­pa­ñas de Ayuda en Ac­ción. "Como tam­bién ocu­rre en otros ám­bi­tos socioeco­nó­mi­cos, la cri­sis ha ser­vi­do para des­nu­dar las de­bi­li­da­des del sis­te­ma ac­tual en el que la vara de medir prin­ci­pal han sido -y to­da­vía son- el con­su­mo y el cre­ci­mien­to. Cuan­do estos dos mo­to­res se han pa­ra­do todos, en mayor o menor me­di­da, lo hemos sen­ti­do."

A fi­na­les de marzo va­rias ONG die­ron la voz de alar­ma: Es­pa­ña ocu­pa­ba ya la se­gun­da po­si­ción entre los miem­bro de la Unión Eu­ro­pea (UE) con mayor ín­di­ce de po­bre­za in­fan­til, tan solo por de­trás de Ru­ma­nía. "La po­bre­za in­fan­til no tiene pa­sa­por­te. Ac­tual­men­te casi 27 mi­llo­nes de niños y niñas están en ries­go de po­bre­za o ex­clu­sión so­cial en Eu­ro­pa. La cri­sis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra ha afec­ta­do se­ve­ra­men­te a niños y niñas en todos los paí­ses eu­ro­peos, in­clu­so en los tra­di­cio­nal­men­te igua­li­ta­rios paí­ses nór­di­cos", ex­pli­ca Ester Asin Mar­tí­nez, di­rec­to­ra y re­pre­sen­tan­te ante la Unión Eu­ro­pea de Save the Chil­dren.

El go­bierno es­pa­ñol reac­cio­na­ba por fin a me­dia­dos de julio ante esta no­ti­cia des­ti­nan­do un fondo ex­tra­or­di­na­rio de 17 mi­llo­nes de euros para com­ba­tir la po­bre­za in­fan­til en el país, pero la po­lé­mi­ca no se ha hecho es­pe­rar de­bi­do al de­sigual re­par­to entre las di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Por ejem­plo, An­da­lu­cía re­ci­bi­rá unos 1,9 euros por cada menor en ries­go de ex­clu­sión fren­te a los 55 en el caso de La Rioja o 148 en Me­li­lla. Y es que, según de­nun­cian las con­se­je­rías en po­lí­ti­cas so­cia­les, el re­par­to per­ju­di­ca es­pe­cial­men­te a las co­mu­ni­da­des con mayor po­bla­ción.

Tras las que­jas de va­rias re­gio­nes como Ca­ta­lu­ña o As­tu­rias, el mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad ha acep­ta­do fi­nal­men­te re­vi­sar los cri­te­rios uti­li­za­dos para la dis­tri­bu­ción. Para Save the Chil­dren se trata de una señal de buena vo­lun­tad po­lí­ti­ca aun­que in­su­fi­cien­te, y ad­vier­ten de la exis­ten­cia de 1.807.700 ho­ga­res con todos sus miem­bros ac­ti­vos en paro. "Esto obli­ga a rea­li­zar ajus­tes drás­ti­cos en los pre­su­pues­tos fa­mi­lia­res que tie­nen se­rias con­se­cuen­cias en la vida co­ti­dia­na de los niños y las niñas. Son estas si­tua­cio­nes las que han dis­pa­ra­do las ci­fras de los in­di­ca­do­res sobre ries­go de po­bre­za y ex­clu­sión so­cial, el em­po­bre­ci­mien­to de una parte de la po­bla­ción que ha pa­sa­do de una si­tua­ción "nor­ma­li­za­da" a aña­dir­se a la cifra de per­so­nas en ries­go de po­bre­za o ex­clu­sión so­cial. Por otra parte quie­nes se en­con­tra­ban pre­via­men­te en esta si­tua­ción han ex­pe­ri­men­ta­do un de­te­rio­ro de sus con­di­cio­nes de vida en los úl­ti­mos años", ad­vier­ten en su in­for­me sobre Po­bre­za In­fan­til y Ex­clu­sión So­cial en Eu­ro­pa.

Al­ber­to Ca­sa­do ex­pli­ca que en el caso de la in­fan­cia nunca ha exis­ti­do un sis­te­ma fuer­te de pro­tec­ción so­cial lo que ha obli­ga­do siem­pre a apo­yar­se en las redes fa­mi­lia­res a las que se les ha de­ja­do el peso prin­ci­pal del bie­nes­tar de la in­fan­cia y la fa­mi­lia. Según los úl­ti­mos in­for­mes, Es­pa­ña de­di­ca un 1,4% del PIB a las po­lí­ti­cas de in­fan­cia y fa­mi­lia, una cifra cla­ra­men­te in­fe­rior a la media de la UE que se sitúa en el 2,2%. "Ade­más, desde 2007 la in­ver­sión en estas po­lí­ti­cas se ha re­du­ci­do en un 15%. Igual­men­te no ha ha­bi­do un aná­li­sis del im­pac­to que otras po­lí­ti­cas tie­nen di­rec­ta­men­te en la in­fan­cia, como las po­lí­ti­cas de em­pleo, de con­ci­lia­ción o edu­ca­ti­vas". Ca­sa­do pone un par de ejem­plos para es­ce­ni­fi­car la si­tua­ción. Por una parte la reali­dad de la his­tó­ri­ca­men­te alta tasa de des­em­pleo en Es­pa­ña, in­clu­so antes de la cri­sis, y que per­ju­di­ca es­pe­cial­men­te a los ho­ga­res con niños. Por otra, el caso de las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas: "las su­ce­si­vas re­for­mas no han con­so­li­da­do una po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va só­li­da de con­sen­so que haya sido capaz de fre­nar el fra­ca­so es­co­lar que es una fuen­te cons­tan­te de ries­go de ex­clu­sión".

loading...