Participate Translate Blank profile picture
Image for Radio Siani: un símbolo de resistencia frente a la mafia

Radio Siani: un símbolo de resistencia frente a la mafia

Published on

ImpactmafiaNapolesitaliaErcolanoRadio Sianilatest

Desde 2009, los jóvenes voluntarios de Radio Siani hacen frente a la mafia en el municipio de Ercolano. La 'radio de la legalidad' lucha por conservar una información independiente, antimafia, y centrada en la defensa de los derechos sociales, en una región en la que la cultura y la información están poco valoradas.

En el número 62 del Corso Resina de Ercolano, las habitaciones son grandes y los techos altos. Es aquí donde la familia del clan mafioso Birra se instaló para controlar el barrio por completo. Sin embargo, desde la incautación de bienes a la mafia en 2009, el inmueble está ocupado por una radio comunitaria. Centenares de pintadas a rotulador decoran la sala que da a la calle. Desde "Camorra merda" hasta "Le idee non si fermano con la paura" (el miedo no frena las ideas), todas ellas ilustran el espíritu que ahora habita entre estas paredes. "Aquí se decidió sobre la vida o la muerte de muchas personas. Para nosotros ocupar este espacio es muy simbólico, porque es también el lugar en el que apareció la desobediencia [a la mafia], en cierta forma". Giuseppe y Gabriele recorren la propiedad en la que instalaron su radio hace diez años. Desde hace algunos meses los cuartos están vacíos, a la espera de que les llegue el dinero que necesitan para empezar unas reformas.

En Italia, se calcula que alrededor de 100.000 bienes inmuebles han sido incautados por la Justicia desde que entró en vigor la ley de 1982 sobre el decomiso preventivo de lo que se denominan "ganancias ilícitas". Y desde que se adoptó la ley sobre el uso social de los bienes decomisados en 1996, esos inmuebles deben ser reutilizados por las instituciones, las administraciones locales, las cooperativas y las asociaciones. Los bienes muebles como los vehículos, los barcos y otros bienes materiales sí pueden revenderse. Hasta hoy, la agencia pública italiana que se encarga de la redistribuición de estos edificios ha asignado 16.446 propiedades. De entre ellos, 865 están destinados a usos exclusivamente sociales, según la asociación Libera.

En recuerdo a Giancarlo Siani

En otoño de 2009, el inmueble del clan Birra en Ercolano fue decomisado. De su gestión pasó a encargarse un grupo de jóvenes deseosos de dar vida al municipio mediante una nueva radio comunitaria y otras actividades culturales. Por aquel entonces la mafia continuaba dejando víctimas inocentes como el joven cantante Salvatore Barbaro, asesinado por error. Semanas después, a Sofia, dueña de una panadería de la localidad, le dieron un aviso colocando una bomba frente a su local tras haberse negado a pagar un chantaje. Los jóvenes voluntarios de la zona decieron que ya bastaba: se pusieron en marcha y organizaron una manifestación por la resistencia y la justicia el 21 de noviembre de 2009. De 30 personas al principio, terminaron con más de 1.000 al final de la marcha. Así nació Radio Siani como respuesta a la violencia del crimen organizado.

Giancarlo Siani era periodista de investigación en la región de Campania. Fue asesinado por la Camorra el 23 de septiembre de 1985, cuando tenía 26 años. Siani investigaba la complicidad entre el crimen organizado y la política local; en especial las licitaciones vinculadas a la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto de 1980 en la provincia de Avellino, a una hora en coche de Ercolano. La radio recibe el nombre en su honor, para celebrar el recuerdo de este periodista asesinado por realizar su trabajo.

fotos de Giancarlo Siani en el museo de arte contemporáneo de Nápoles
Fotos de Giancarlo Siani en el museo de arte contemporáneo de Nápoles

En 2010, el grupo de jóvenes se formalizó creando una asociación, que cuenta con unos cincuenta miembros. Adoptan el nombre de Zona Rossa (zona roja) en referencia a la zona de peligro alrededor del Vesubio en la que se encuentran, y a la sangre derramada por la Camorra en el territorio. Junto a la asociación de lucha antimafia Libera, toman consciencia de la necesidad de informar sobre la actividad mafiosa y de difundir cómo se le estaba respondiendo bajo los principios de legalidad y antimafia social. "Nos dimos cuenta de que no se sabía demasiado sobre la actividad de la Camorra. Nadie conocía la forma en que actuaba ni los daños que había causado y que causa todavía hoy", explica Giuseppe Scognamiglio, uno de los fundadores de Radio Siani. Mientras que al principio se limitaban a cubrir los juicios de los mafiosos en directo, poco a poco ampliaron su contenido para hablar de las víctimas inocentes del crimen organizado y del movimiento antimafia. "Teníamos que ser los portavoces del recuerdo de las víctimas", añade Giuseppe.

"Hablamos sobre legalidad y cultura para hacer frente a la Camorra"

A través de emisiones de radio por internet en directo, y más tarde pódcast, contenidos locales sobre las luchas mencionadas, además de múltiples asuntos sociales, culturales, culinarios o lúdicos. "Hablamos sobre legalidad y cultura para hacer frente a la Camorra. Nos dimos cuenta de que no podíamos ir directamente de frente, sino que debíamos perfilar el problema, porque desafortunadamente hay muchos elementos que permiten que la Camorra funcione, entre ellos la ignorancia y el aislamiento de los jóvenes. Por ello buscamos poner de relieve estos problemas". Desde los alimentos kilómetro cero, pasando por la promoción del último libro de un autor canadiense, Radio Siani pretende llegar a un público lo más amplio posible desde el positivismo en un territorio marcado por la actividad mafiosa. ¿Un ejemplo concreto? Esta emisión de radio grabada con una persona ciega que dirige un taller de cocina para invidentes, o esta otra entrevista al director de una obra de teatro interpretada por reclusos sobre los jóvenes y el atractivo de la mafia.

Tomates cherry y reinserción

En 2012 nace la cooperativa social Radio Siani con el objetivo de perpetuar el movimiento y ampliar las actividades para ofrecer oportunidades de reinserción social a personas desfavorecidas. La organización cuenta con siete miembros, junto con unas cuantas personas adicionales que participan en actividades puntuales. Como en la mayoría de las asociaciones y cooperativas italianas, los recursos económicos escasean y el mantenimiento de las actividades supone un verdadero rompecabezas. El modelo económico de Radio Siani depende de varias fuentes de ingresos más o menos estables: principalmente subvenciones europeas, estatales o regionales vinculadas a proyectos puntuales a los que se candidatan.

Sus jóvenes miembros se apoyan además en el cultivo de un campo de tomates cherry a los pies del Vesubio, decomisado a la mafia, lo que les permite contratar a tres personas para cultivar casi una hectárea de tomates orgánicos. Ahora el objetivo es diversificar los cultivos en ese terreno volcánico. Además de esto, la coorperativa complementa sus ingresos con cursos impartidos en colegios, proyectos de reinserción para jóvenes desfavorecidos y adultos detenidos, servicios de comunicación y patrocinios.

Giuseppe Scognamiglio, miembro fundador de Radio Siani, en la sede de la radio
Giuseppe Scognamiglio, miembro fundador de Radio Siani, en la sede de la radio

Sobre la estabilidad de su modelo y las posibilidades de remuneración, Giuseppe y Gabriele no ocultan que la situación está lejos de ser cómoda, tanto para ellos como para la asociación. Sin embargo, la marcha general de la región y del país les hace relativizar. "Durante años, nos hemos visto expuestos a modelos de empleo nefastos, con sueldos bajos y explotación laboral. Así que al final crear una cooperativa para ganar poco, pero siendo, entre comillas, nuestros propios jefes, libres de decidir si queremos trabajar 15 horas en algo o si mañana no queremos trabajar en aquello porque nos apetece entrevistar a alguien, por ejemplo, es también elegir un estilo de vida. Es casi imposible encontrar trabajo aquí en el Sur. Así que, en lugar de irnos a buscar trabajo fuera, preferimos tratar de buscarnos un futuro con la cooperativa", relata Gabriele, en la organización desde hace tres años.

Desde neumáticos pinchados hasta cristales rotos, pasando por advertencias a punta de pistola, los miembros de Radio Siani han sufrido las amenazas de la Camorra por su activismo. Pero Giuseppe afirma que los ataques han ido desapareciendo a medida que continuaban con su trabajo. "Cuando entendieron lo que estábamos haciendo y lo que ya habíamos conseguido, que no éramos los soldados de la muerte, y no nos íbamos a meter en ajustes de cuentas o en palizas, o a enfrentarnos cara a cara al camorrista, sino que emprendíamos un proyecto cultural que beneficiara tanto a los ciudadanos de a pie como a sus propios hijos, a partir de entonces prácticamente dejamos de tener problemas". Giuseppe y Gabriele prefieren adoptar una actitud despreocupada y rebelde ante las amenazas. "Cuando denuncias la malversación, la destrucción del medio ambiente, el chantaje, la Camorra, la violencia y los abusos de forma general... la reacción es siempre la misma". Desde las primeras pancartas hasta la ocupación de un inmueble que les pertenecía, todo ello supone una verdadera humillación para las bandas organizadas.

Gabriele en el estudio de la radio antes de las reformas
Gabriele en el estudio de la radio antes de las reformas © Radio Siani

Desde agosto, la antigua vivienda de los Birra está completamente vacía. Hace ya tres años que el Ministerio de Justicia italiano le asignó una subvención a Radio Siani para renovar el estudio. Sin embargo, aunque las reformas deberían haber empezado este verano, se han retrasado a la espera de que el Ayuntamiento distribuya los fondos. Mientras esperan, los miembros de la radio se pasean e instalan sus micrófonos por la localidad o en sus propias casas para continuar dando voz a la legalidad y al movimiento antimafia.


Este artículo ha sido posible gracias a un intercambio Erasmus + entre Cafébabel y Radio Siani en octubre de 2020.

Lee también: Una radio libre entre Berlín y Siria

Story by

Léa Marchal

Babélienne depuis 2018, je suis éditrice pour le magazine Cafébabel. Je suis également la rédactrice-en-chef du projet Generation Yerevan, co-créatrice du podcast Soupe à l'Union, et journaliste free lance dans les affaires européennes

Translated from Radio Siani : symbole de la résistance à la mafia