Participate Translate Blank profile picture
Image for #MÁSMUJERES: la nueva era del cine español

#MÁSMUJERES: la nueva era del cine español

Published on

Impact HomeImpact

La tardía acogida del #MeToo encuentra nuevas voces que piden más mujeres en posiciones importantes y desafían las reglas del desfile de belleza.

#MÁSMUJERES. Simple, alto y claro. Escrito en letras blancas mayúsculas en los abanicos rojos que los artistas llevaban al pisar la alfombra roja en la última edición de los premios Goya. Cuando el movimiento #MeToo aterrizó abruptamente en Europa el año pasado, la industria del cine española intentó emular torpemente el tono reivindicativo de los Globos de Oro. No funcionó. Pero, en lugar de apagarse, el movimiento por la igualdad de género ha vuelto este año a los escenarios españoles -y lo ha hecho con un carácter propio y con la voz bien alta.

La 33ª edición de los Premios Goya, uno de los premios más prestigiosos del mundo hispanohablante, se ha celebrado este año en Sevilla. Impulsado por el hashtag #MásMujeres, una traducción positiva del #MeToo, supuso una notable mejora respecto a la edición del año anterior. La triunfadora de la noche fue el romance lésbico 'Carmen y Lola', que no tiene nada que envidiar a 'Call Me By Your Name', una historia de romance homosexual que obtuvo cuatro nominaciones y ganó el Óscar a Mejor Guion Adaptado en 2017.

La gala de los Goya también tuvo su propio "momento Frances McDormand". Penélope Cruz pidió a las actrices nominadas pidiendo a las nominadas que se levantaran, como hizo Meryl Streep. La edición de este año ha demostrado que la diversidad en el cine español no es solo un deseo, sino que se está convirtiendo en una realidad.

'Carmen y Lola', premiada con la Mejor Dirección Novel y Mejor Actriz de Reparto, cuenta la historia de dos jóvenes mujeres de la comunidad gitana de Madrid que se enamoran y luchan contra los códigos restrictivos de su comunidad. Es una historia de ficción pero desde una perspectiva documental. Contó con un bajo presupuesto y con un reparto en gran parte no profesional. Las dos protagonistas son gitanas y han pasado por situaciones similares a las que muestra la película.

La directora galardonada, Arantxa Echevarría, dedicó el premio a "aquellos que no son capaces de ponerse en la piel de otros, a aquellos que no creen en la violencia de género", en una clara referencia a Vox. El partido político de extrema derecha entró por primera vez en el parlamento regional de Andalucía pidiendo la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo y la retirada de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, un texto progresista en vigor en España desde 2004 que busca acabar con el gran número de casos de violencia contra las mujeres.

"La madurez de una sociedad se mide por el lugar que ocupan las mujeres", dijo Arantxa Echevarría en su discurso de aceptación, en referencia al discurso de la antigua primera dama de los Estados Unidos Michelle Obama en los actos electorales semanas antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016.

El clímax de la noche por el empoderamiento de la mujer vino de la actriz Eva Llorach, cuando pidió ayuda al auditorio: quería revivir lo que llamó el "momento Frances", a la española. Llorach había sido premiada por su papel en 'Quién te cantará', una película sobre una famosa cantante que pierde su memoria y tiene que redescubrir su voz. La galardonada pidió a Penélope Cruz que diera ejemplo y se levantara, como McDormand había pedido a Meryl Streep. Con ella, todas las mujeres nominadas de la noche se levantaron: había 29 mujeres, por los 113 hombres nominados.

"Es tan difícil ser mujer. Sois tan pocas. Quiero pedir a todos los guionistas, creadores, productores y actrices que tiene la oportunidad de financiar sus propios proyectos que creen historias para personajes femeninos, especialmente en esos años en los que nos hacemos invisibles: de los 40 hacia adelante. En los 50, 60... continuamos existiendo. No nos metemos en un agujero negro. Tengo la revolucionaria idea de que el cine puede cambiar las cosas, de que puede romper los clichés que nos machacan; creo que a través del cine podemos poco a poco cambiar hacia un mundo más igual e igualitario", dijo Llorach.

La cantante ganadora de un Grammy Rosalía, que está exportando su reinvención del flamenco al extranjero, ofreció un interludio memorable. Representó un acto deslumbrante con el coro clásico profesional, 'Cor Jove de l'Orfó Català', una mezcla innovadora que reintentó el clásico del flamenco español 'Me quedo contigo' de Los Chunguitos.

Igualdad más allá de las mujeres

Cuando las mujeres piden igualdad, toda la sociedad puede beneficiarse. Los Goya de este año han tratado la inclusión social en un amplio sentido, incluyendo grupos minoritarios de varios tipo que se han sentido infrarrepresentados en la industria del cine con anterioridad. El premio a Mejor Película fue otorgado a 'Campeones', una conmovedora tragicomedia sobre un equipo de baloncesto formado por personas con necesidades especiales.

"Cuando empezamos la película, algunos les llamaban 'personas con discapacidad', dijo el director del film Javier Fesser. "Entonces hicimos la revolución de llamarles 'personas con diferentes habilidades'. Ahora finalmente ya hemos encontrado una palabra más precisa: Campeones." El mejor actor novel, Jesús Vidal, un filólogo con máster en Periodismo, que es ciego pero con 10 por ciento de visión en un ojo, se convirtió en el primer discapacitado visual ganador de un Goya. Vidal empezó su emotivo discurso de agradecimiento diciendo: "Me vienen tres palabras a la mente ahora mismo: inclusión, diversidad, visibilidad."

La copia de los Goya 2018 a los Globos de Oro no funcionó porque la denuncia a los crímenes de Harvey Weinstein no resonó inmediatamente en el público español y europeo. La protesta tenía que superar el detonante original e ir más allá: más mujeres en posiciones de poder, salarios igualitarios, no discriminación por edad, trascender las reglas de belleza. Necesitaba tratar la inclusión en un sentido más general. Este año encontró una protesta más unificada, tras un año histórico para la mujer en España.

El movimiento #MeToo en España tuvo tres etapas. Su nacimiento fue ampliamente celebrado en las calles con marchas masivas en el Día de la Mujer en marzo. La furia de la manifestación creció en las persistentes protestas surgidas por la controversia del veredicto en el caso de 'la Manada' en el que un grupo de hombres violaron a una mujer durante las fiestas de San Fermín en Pamplona. Después se produjo un gran logro cuando el nuevo gobierno socialista se convirtió en el primero del mundo en hacer alarde de un gabinete con más mujeres que hombres.

Si los Goyas 2019 nos han enseñado algo es que no puedes simplemente copiar y pegar un movimiento social de un país a otro, de la misma forma que no puedes copiar la expresión artística. La industria cinematográfica española tropezó en el #MeToo del año pasado. Este año, lo que hemos visto ha sido una respuesta clara y de producción propia española a la era del empoderamiento de la mujer en el cine. Europa está encontrando su propia voz. Y podemos esperar mucho más del movimiento #MásMujeres en los meses y años que están por venir.

Translated from #MASMUJERES and the coming of age of Spanish cinema: Three films to watch