Participate Translate Blank profile picture
Image for CUANDO CATALUÑA LIGA CON EUROPA

CUANDO CATALUÑA LIGA CON EUROPA

Published on

Story by

Jean Comte

Translation by:

Marta Mirete

Desde la ma­ni­fes­ta­ción, «Ca­ta­lu­ña, nuevo Es­ta­do de Eu­ro­pa» - que reunió a un mi­llón y medio de ca­ta­la­nes en las ca­lles de Bar­ce­lo­na, en sep­tiem­bre de 2012 - la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma quie­re sen­si­bi­li­zar a los demás países respecto a la causa in­de­pen­den­tista. Con la es­pe­ran­za de que éstos pre­sio­nen al go­bierno es­pa­ñol. 

En un pe­que­ño edi­fi­cio, co­nec­ta­do por una pa­sa­re­la a la sede del go­bierno ca­ta­lán, Marti Es­truch Ax­ma­cher nos re­ci­be son­rien­te. Este an­ti­guo di­plo­má­ti­co, desde oc­tu­bre de 2012, se en­car­ga del pro­yec­to Eu­ge­ni Xam­mar, un «pro­gra­ma in­ter­na­cio­nal de co­mu­ni­ca­ción y de re­la­cio­nes pú­bli­cas»». Su ob­je­ti­vo es in­for­mar a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ex­tran­je­ros sobre Ca­ta­lu­ña y sus de­seos de in­de­pen­den­cia. Esto pasa por la re­dac­ción y di­fu­sión de tri­bu­nas o me­mo­rán­dums y la or­ga­ni­za­ción de via­jes de pren­sa a Bar­ce­lo­na. «La po­lí­ti­ca ex­te­rios es un campo muy es­tra­té­gi­co —ex­pli­ca— Es­pa­ña in­ten­ta, por todos los me­dios, ha­blar de este tema. Así que no­so­tros in­ten­ta­mos, como po­de­mos, di­fun­dir nues­tro punto de vista sobre la cues­tión».

PARADIPLOMACIA

Sobre todo, Bar­ce­lo­na desea me­dia­ti­zar el asun­to del re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción. Artur Mas, el pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña, pro­me­tió, en di­ciem­bre de 2013, que el es­cru­ti­nio ten­dría lugar el 9 de no­viem­bre de 2014. En él se in­clui­rán dos cues­tio­nes: «¿Desea que el Ca­ta­lu­ña sea un Es­ta­do?» y, si la res­pues­ta es sí: «¿Desea que este Es­ta­do sea in­de­pen­dien­te?» El go­bierno es­pa­ñol se opuso in­me­dia­ta­men­te a este re­fe­rén­dum, ale­gan­do que la Cons­ti­tu­ción no lo au­to­ri­za. «Artur Mas quie­re con­ven­cer a las ins­ti­tu­cio­nes y Es­ta­dos Eu­ro­peos, para que em­pu­jen a Ma­riano Rajoy a acep­tar el re­fe­rén­dum», ex­pli­ca Al­bert Royo, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Di­plo­cat, el or­ga­nis­mo ca­ta­lán de di­plo­ma­cia pú­bli­ca.

Así, a prin­ci­pios de enero, Artur Mas es­cri­bió una carta a los 27 Pri­me­ros Mi­nis­tros eu­ro­peos - ex­cep­to Ma­riano Rajoy - para pe­dir­les que apo­yen su re­fe­rén­dum. «Artur Mas se reune con un Mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res o un em­ba­ja­dos cada se­ma­na —in­sis­te Marti Es­truch Ax­ma­cher— Y el per­so­nal del ser­vi­cio de asun­tos ex­te­rio­res hace un gran nú­me­ro de via­jes.» Des­pla­za­mien­tos que se lle­van a cabo dis­cre­ta­men­te, para evi­tar que «Ma­drid frus­te nues­tros es­fuer­zos».

El go­bierno tam­bién puede con­tar con la ayuda de Di­plo­cat. Pues­to en mar­cha en no­viem­bre de 2012, este ins­ti­tu­to tiene como ob­je­ti­vo «con­truir re­la­cio­nes entre los ca­ta­ta­la­nes y los cui­da­da­nos de otros paí­ses». Lo que se tra­du­ce en or­ga­ni­za­ción de vi­si­tas y se­mi­na­rios en Bar­ce­lo­na, así como con­fe­ren­cias sobre el re­fe­rén­dum ca­ta­lán en el ex­tran­je­ro.

LOS CI­VI­LES TAM­BIÉN SE UNEN

En lo que se re­fie­re a la so­cie­dad civil, las aso­cia­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas apues­tan, ellas tam­bién, por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de su causa. «Pero se trata de un mo­vi­mien­to in­de­pen­dien­te del go­bierno», in­sis­te Mu­riel Ca­sals, que pre­si­de la aso­cia­ción cul­tu­ral Om­ni­um Cul­tu­ral. En su opi­nión, los in­de­pen­den­tis­tas deben «ma­ni­fes­tar­se en Es­pa­ña, y ex­pli­car la si­tua­ción en Bru­se­las.» Así, en di­ciem­bre de 2012, su aso­cia­ción se pre­sen­tó en el Par­la­men­to eu­ro­peo, para en­con­trar­se con dipu­tados de va­rios gru­pos po­lí­ti­cos.

Las aso­cia­cio­nes ca­ta­la­nas tam­bién se in­tere­san mucho por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ex­tran­je­ros. Así, el Co­llec­tiu Emma de­ci­dió es­cri­bir sis­te­má­ti­ca­men­te a los me­dios cuyos ar­tícu­los juz­ga­ban inexac­tos o in­com­ple­tos. «Hace al­gu­nos años, la in­for­ma­ción salía, sobre todo, de Ma­drid —re­cuer­da Eu­ge­ni Ca­sa­no­va So­la­nes, pro­fe­sor de pe­rio­dis­mo y miem­bro de Co­llec­tiu Emma— Mu­chos me­dios ven a Ca­ta­lu­ña como una re­gión se­ce­sio­nis­ta, que solo pien­sa en su di­ne­ro». 

Om­ni­um Cul­tu­ral y Co­llec­tiu Emma tam­bién han con­tri­buí­do, junto con otras 12 aso­cia­cio­nes, a la crea­ción de una web pe­da­gó­gi­ca: El Clauer, que sig­ni­fi­ca«el lla­ve­ro». Dis­po­ni­ble en es­pa­ñol, ca­ta­lán e in­glés, la web se pre­sen­ta como una lista de pre­gun­tas/res­pues­tas: «¿La Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te será una mo­nar­quía o una re­pú­bli­ca?», «¿Cuál será el sis­te­ma de pro­tec­ción so­cial?», e in­clu­so «¿El Barça se­gui­rá ju­gan­do en la Liga es­pa­ño­la?» La web ha dado lugar a un libro, del que dis­po­ne Marti en su des­pa­cho, y que dis­tri­bu­ye a sus vi­si­tan­tes.

AL FINAL, ¿SE TRATA DE UnA dE­ci­siÓN PU­RA­MEN­TE po­lÍtiCA?

A pesar de todos estos es­fuer­zos, la ma­yo­ría de los es­ta­dos eu­ro­peos se en­cuen­trar, de mo­men­to, al mar­gen de la cues­tión ca­ta­la­na, con­si­de­ran­do que se trata de una cues­tión de po­lí­ti­ca in­te­rior es­pa­ño­la. La Co­mi­sión Eu­ro­pea y Her­man Van Rom­puy, pre­si­den­te del Con­se­jo eu­ro­peo, han in­sis­ti­do va­rias veces en que, si Ca­ta­lu­ña se con­vir­tie­ra en un Es­ta­do in­de­pen­dien­te, sal­dría au­to­má­ti­ca­men­te de la Unión Eu­ro­pea. Y, por tanto, para vol­ver a en­trar en ella, de­be­ría re­ci­bir el apoyo de todos los Es­ta­dos, in­cluí­do Es­pa­ña.

«Nin­gún país nos apo­ya­rá ex­plí­ci­ta­men­te antes del re­fe­rén­dum, juzga por su parte Al­bert Royo. De mo­men­to, so­la­men­te pe­di­mos a los paí­ses ex­tran­je­ros que ob­ser­ven y que adop­ten una po­si­ción neu­tra.» El libro El Clauer, pre­fie­re in­sis­tir sobre la im­por­tan­cia de los com­pro­mi­sos: «la ma­yo­ría de los ex­per­tos sub­ra­ya que la ad­he­sión de Ca­ta­lu­ña a la Unión eu­ro­pea de­pen­de­rá de una de­ci­sión esen­cial­men­te po­lí­ti­ca, to­ma­da por los jefes de Es­ta­do y de go­bierno».

De­cla­ra­cio­nes re­co­gi­das por Jean Comte, en Bar­ce­lo­na.

Translated from Quand la Catalogne drague l'Europe